Construcción y Home Office

El trabajo desde casa o trabajo remoto, también conocido como “Home Office”, se convirtió en la manera más común de trabajar en la mayoría de las industrias a partir del mes de marzo de 2020 con la llegada de la contingencia sanitaria COVID-19. Hubo industrias como la Construcción, donde se adoptó un esquema híbrido en el cual una parte del personal continuó trabajando en el sitio de la construcción debido a que la naturaleza de su trabajo no lo permitió de otra manera, mientras que la otra parte del personal administrativo y de oficina en general llevó a cabo sus labores desde casa.



Hace escasos 14 meses, esta realidad donde la mayor parte de la fuerza laboral mundial desempeña su trabajo desde casa hubiese parecido un mundo alterno y futurista, sin embargo, hoy en día es una constante que al parecer se mantendrá por tiempo indefinido y hasta podría establecerse como el nuevo estatus quo.


El gran reto para poder llevar a cabo el trabajo remoto fue adaptarnos en cuestión de semanas a las tecnologías que nos permiten estar en constante comunicación con nuestros clientes y compañeros de trabajo. El uso de WhatsApp y correo ya eran medios muy utilizados antes de la contingencia sanitaria y se pudiera decir que estábamos adaptados a su uso intensivo y diario, sin embargo hubo dos tecnologías que se impulsaron enormemente y tuvimos que adaptar su uso con una rapidez inusitada: Video-llamadas o video-conferencias y sistemas de información digitales que nos permitan ver en tiempo real lo sucedido en la operación de la empresa.



Las video-llamadas fueron el sustituto de las reuniones en persona cuando todo el equipo de trabajo se encontraba disperso en sus hogares, por el país o inclusive por el mundo; su adopción fue inmediata y dio un sentido de normalidad al poder ver a través de video a los compañeros o clientes, además de continuar con una semejanza de reuniones y horarios establecidos para llevarlas a cabo.


Por otro lado, los sistemas de información digitales fueron impulsados enormemente por la necesidad de contar con la información operativa al día y al alcance de unos clics, sin necesidad de asistir a la oficina y pedir reuniones al equipo para presentar reportes. Estos sistemas tomaron mayor relevancia en industrias “híbridas” como la construcción, donde la información se genera en el sitio de la obra y se tiene la necesidad de convertirla en información digital lo más rápido posible para estar informados y tomar las mejores decisiones.



De esta manera, llegó SALI, el Sistema de Avance en Línea que permite capturar la información del avance de obra en el lugar de la construcción con su aplicación móvil para poder ser consultada en tableros de control y mantener actualizada la operación diaria a nivel de detalle que no necesitará solicitar información de otra fuente. Conoce todas sus funciones aquí.


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo