Presupuestos de obra y su control

El presupuesto de obra es una de las primeras cartas de presentación del constructor hacia el cliente, puesto que con este trabajo se muestra que se interpretaron correctamente los requerimientos de construcción y por supuesto, que se hizo un correcto trabajo de costeo para poder ofrecer precios competitivos por los servicios.



Para efectos prácticos podemos descomponer en cinco actividades claves para elaborar un presupuesto de manera correcta:


Contar con las especificaciones de construcción de la obra.


Lo ideal es contar con todos los planos necesarios, tanto estructurales como de instalaciones, eléctricos, arquitectónicos, entre otros; pero en caso de no tenerlos o que surjan dudas en la lectura de planos, es indispensable ir al lugar de la obra para hacer las mediciones y aclaraciones correspondientes.



Calcular la volumetría.


Para muchos esta tarea resulta ser un poco tediosa, sin embargo, es de vital importancia realizarla de forma muy concentrada y con validaciones de cuando menos un segundo ingeniero encargado, debido a que un centímetro calculado de menos o de más puede hacer una enorme diferencia en un sin número de partidas como el colado de concreto, acero, cableado, entre otros.



Cotizar los materiales requeridos para la construcción.


Esta tarea se vuelve más fácil conforme el constructor acumula años de trabajo, debido a que genera contacto con sus proveedores de confianza con los que pudiera conseguir un mejor precio, en este punto se vuelve muy importante el correcto cálculo de la volumetría en el paso anterior, para poder conseguir un mejor precio dependiendo el volumen comprado.



Calcular los costos de mano de obra, equipo y herramienta.


En la construcción civil existen estándares de los costos de la herramienta y equipo que generará una obra de acuerdo con el tipo y cantidad de trabajo realizado, sin embargo la mano de obra puede variar dependiendo de la zona geográfica donde se trabaje o las cualificaciones del equipo.



Calcular los costos indirectos y la utilidad.


Este cálculo suele ser “la receta secreta” de cada constructor y lo que puede crear una diferencia significativa en el monto total del presupuesto, por lo que aconsejamos averiguar el estándar según el tipo de construcción y la zona donde se está construyendo. También cabe resaltar que en este punto es importante ser eficiente en los procesos internos de la empresa para tener un costo de indirecto lo menor posible y poder obtener un porcentaje mayor de utilidad.



Una vez que se inicia la construcción, nuestra siguiente y más importante carta de presentación es la ejecución de la obra; para esto es importante mantener al cliente informado de los avances de obra con reportes claros y al día, lo cual puedes realizar de manera diaria con SALI dado que automatiza los cálculos de importes relacionados a los avances, pagos y amortizaciones a partir del levantamiento de avances de obra.


Por último, un aspecto fundamental durante la ejecución del presupuesto es llevar un control de cambios en este, e informar y actualizar a todas las partes involucradas para que no sean tomados por sorpresa, evitando así temas de discrepancias con el cliente. Esta función se puede llevar a cabo en SALI, donde se indican en el sitio de la obra y desde la aplicación móvil los cambios necesarios.





Comienza ahora a usar SALI, o comunícate con nosotros vía WhatsApp para una demostración.



Comienza ahora WhatsApp




54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo